Español
Gamereactor
avances
Destiny

Destiny: La Casa de los Lobos - impresiones

Nos hemos puesto a los mandos de El Presidio de los Ancianos y Las Pruebas de Osiris en un exclusivo viaje a Bungie. La cosa vuelve a prometer.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

No todos los días nos invitan a ir a Estados Unidos para poder ver un nuevo DLC, pero también es cierto que no todos los juegos son tan grandes como Destiny. El descomunal proyecto de Bungie y Activision está considerado uno de los más grandes de la historia de los videojuegos y, al especular por el coste total del título, las cantidades alcanzan los 500 millones de dólares.

Con esa clase de inversión y con los elementos MMO unidos a las mecánicas de shooter típicas de Bungie, es lógico que las expansiones del título no sean solamente paquetes DLC con tres tristes mapas multijugador y un par de armas nuevas; de hecho, las expansiones van más en la línea de lo que podríais encontraros en un MMORPG. Y, efectivamente, de eso se trata la segunda expansión de Destiny, La Casa de los Lobos, que añade un nuevo centro social, el Arrecife; dos modos de juegos muy jugosos llamados las Pruebas de Osiris y el Presidio de los Ancianos, y nuevas misiones de la historia. Y como el resto de expansiones, también ofrece nuevos mapas multijugador y nuevas armas, que no son más que la guinda del pastel.

Con respecto a esta expansión, uno de los aspectos que más preocupaba a la comunidad de Destiny era la falta de una nueva Incursión y, cuando nos reunimos con Bungie, este tema fue uno de los primeros en el orden del día. Resulta que La Casa de los Lobos pretende servir como un puente entre Incursiones, y las Pruebas de Osiris son las que cubren el hueco. Se trata de un modo PvP que se celebrará cada fin de semana y, para uniros, tendréis que tener una moneda llamada Trials Passage, que conseguiréis al completar misiones (o se lo podéis comprar al Hermano Vance en el Puesto Vestiano).

Además, si tenemos en cuenta las buenísimas recompensas que tienen como premio, os aseguramos que todos querréis competir por ellas. Básicamente, tendréis algo parecido a un ticket y con él podréis jugar cierto número de partidas, aunque cuando perdáis tres (si es que las perdéis), tendréis que entregarlo y, según los puntos que tengáis, recibiréis vuestra recompensa. Al contrario, por ejemplo si, ganáis siete podréis comprar el arma semanal, mientras que si solo ganáis cinco, podréis adquirir la armadura semanal. Cuánto mejor juguéis vosotros y vuestro equipo, mejores premios obtendréis (con dos victorias, obtendréis premios de nivel Piedra; con tres: recompensas de nivel Bronce; con cinco: armadura semanal; con seis: nivel Plata; con siete: arma semanal; con ocho: nivel Oro, y con nueve quién sabe). Si conseguís ganar nueve rondas, el equipo entero podrá comprar equipamiento Legendario o podréis elegir entre los otros objetos que obtendríais con menos victorias, dependiendo de lo que os haga falta y de lo que os podáis permitir.

El eje central de la experiencia es la eliminación de toda la vida (de hecho, el modo se llama... bueno, Eliminación) y las partidas son tres contra tres. Atentos: si morís, estáis fuera de la partida de forma permanente, pero podréis reviviros entre todos, así que es fundamental que permanezcáis juntos para ayudar a vuestros compis en apuros. Si, por el contrario, os ponéis en plan lobo solitario, lo más probable es que acabéis siendo un blanco perfecto para el equipo enemigo y, por lo tanto, no habrá nadie que os ayude. Además, no hay creador de equipos en este modo: tenéis que entrar con dos colegas que ya tengáis agregados. ¡Ah! Y más interesante aún: los equipos no se emparejarán por habilidad o rango, sino que se premiará la velocidad de conexión y la baja latencia.

Destiny

En cada partida, hay cinco rondas y, a menos que las ganéis, tendréis una derrota en vuestro haber. Como ya comentamos, cuando obtengáis tres derrotas, se acabó todo, pero podréis obtener ciertas bonificaciones, que os dará el Hermano Vance, para conseguir una victoria extra o no contar vuestra primera derrota, por ejemplo. Si queréis jugar de nuevo a las Pruebas, tendréis que comprar otra moneda (aunque el precio inicial es relativamente barato: 100 Lumen). Otro toque especial del modo es que todas las partidas se desarrollan en el mismo mapa durante todo el fin de semana, lo que implica que, si queréis salir victoriosos, los equipos tendrán que familiarizarse con los entornos, los puntos de ventaja y los mejores lugares para derrotar a los rivales.

Algo que creemos que os gustará a todos vosotros es que, cuando salga La Casa de los Lobos, todos los mapas del Crisol que venían exclusivamente con la anterior expansión, La Profunda Oscuridad, se añadirán a las listas de mapas para todos los usuarios. Además, los desarrolladores han pensado que podrían aumentar las recompensas del Crisol para animar a los jugadores a pasar más tiempo en el multijugador, lo cual nos parece un movimiento muy inteligente, sobre todo teniendo en cuenta que, hasta ahora, las recompensas del PvP de Destiny eran más bien cutres. Con esto queremos deciros que podéis esperaros el doble de Insignias, Reputación y más engramas. Por otro lado, también van a incluir una lista de Crisol diaria en la que, de jugarla, obtendréis una recompensa que incluirá Passage Coins y materiales de mejora. Por fin, parece que merecerá la pena jugar el PvP, aparte del ya conocido Estandarte de Hierro, que ya es más de lo que podíamos decir antes del título.

Además de los mapas del DLC anterior, La Casa de los Lobos también ofrecerá nuevos mapas para los que os lo compréis o para los que tengáis el Pase de Temporada. En Xbox One y Xbox 360 tendréis tres mapas nuevos y cuatro si sois más de PlayStation. Thieve's Den, Black Shield y Widows Court son los tres comunes para ambas plataformas y el cuarto, exclusivo para Sony, es Time Keeper (de hecho, es exclusivo temporalmente, puesto que a partir de otoño de este año, también estará accesible para los usuarios de Xbox, así como el resto de contenido exclusivo de PlayStation, incluida la Mente Imperecedera, el Palacio de Polvo y Exodus Blue). Podéis encontrar nuestras impresiones iniciales de los mapas aquí, pero, en líneas generales, nos parecieron mapas muy decentes, si bien quizás más pequeños de lo habitual y sin vehículos y todo eso. Aunque también es cierto que no debería sorprendernos en absoluto, si tenemos en cuenta que en esta expansión se centran mucho en los equipos de tres.

La otra buena noticia que os traemos es el PvE, el Presidio de los Ancianos, que os ofrece una experiencia del tipo Horda (aunque más bien debería llamarse Tiroteo, puesto que es un título de Bungie) en el que vosotros y dos compis tendréis que aguantar oleadas de enemigos y enfrentaros a batallas impresionantes contra jefes. Sin embargo, antes de probarlo, decidimos que el nuevo Asalto, The Shadow Thief, era mucho más tentador y nos metimos en un equipo de tres para introducirnos en un sinuoso sistema de cuevas en busca de objetos y fama.

DestinyDestinyDestiny

Por otro lado, de vez en cuando tuvimos que esforzarnos, porque se nos puso a prueba principalmente contra los jefes, que, en su mayor parte, están inspirados en la mitología egipcia (aunque en Bungie no pudieron o no quisieron darnos una razón concreta de por qué esta temática). La batalla contra Wolf Walker fue bastante difícil para los tres que éramos, pero, al final, conseguimos vencer y seguimos nuestro viaje. Lo cierto es que el nuevo Asalto no nos impresionó mucho, porque es más de lo mismo a lo que nos tienen acostumbrados, pero al menos podemos verlo como algo nuevo que añadir a la rotación de asaltos.

No obstante, toda la comunicación y el juego en equipo del que habíamos hecho gala en el Asalto palidecen en comparación con lo que hace falta en el nuevo modo PvE del Presidio de los Ancianos. Oleada tras oleada, nuestro pequeño grupo de Guardianes resistió a unos enemigos cada vez más fuertes que, afortunadamente, también nos iban dejando más recompensas. En varias ocasiones, nos quedamos contra las cuerdas y uno solo de nuestros compis, casi moribundo, tuvo que ocuparse de los enemigos restantes, haciéndose así con la victoria y permitiéndonos a todos revivir y avanzar al siguiente nivel para enfrentarnos a nuevos desafíos.

Lo cierto es que no es muy original, pero los niveles están bien hechos y bien diseñados y no hay, aparentemente, lugares donde esconderse. En vez de sutileza, como en el PvP, para alzaros vencedores en este modo, tendréis que tener buena comunicación, una buena visión general de la batalla y cantidades exageradas de munición. ¿Lo bueno de este modo? Que es muy entretenido y, al fin y al cabo, eso es lo que cuenta. Nos parece que Bungie hace muy bien dándoles a los jugadores un poco de contenido PvE que no se base en equipos de seis Guardianes, más que nada porque algunos usuarios no tienen tantos amigos entre los que elegir. Así, para aquellos que no les guste el PvP, este modo para tres jugadores representa algo sustancial a lo que aferrarse.

La siguiente parte de nuestra visita era la sesión de Q&A (o la ronda de preguntas), y Bungie nos sugirió que visitásemos el Arrecife para que le echásemos un vistazo. Por eso, aterrizamos en el cinturón de asteroides, en alguna parte entre Marte y Júpiter y nos pasamos un rato explorando. Al respecto, que sepáis que todo lo que podíais hacer en La Torre, también podréis hacerlo en este nuevo espacio social, e incluso aquellos que no tengan La Casa de los Lobos podrán acceder a él. Habrá PNJ que os darán misiones, también podréis, como es habitual, recibir contratos del mítico robot, descifrar vuestro engramas, bailar con desconocidos mientras vuestro colega se tira una eternidad con su inventario. Ya sabéis, lo típico.

En nuestra opinión, las horas que hemos pasado jugando a La Casa de los Lobos demuestran un auténtico compromiso por parte Bungie. Sabemos que para muchos de vosotros, Destiny ha ido perdiendo interés con el paso de los meses, pero estamos convencidos de que con La Casa de los Lobos, por fin podremos tener contenido para todos los públicos, y no solo para los fans más acérrimos. De hecho, esta expansión podría ser lo que convenza a muchos usuarios de volver al extenso universo de ciencia ficción de los chicos de Bungie; y aunque no lo consiga, aquellos que han seguido disfrutando en los servidores de Destiny y aquellos que han seguido haciendo Asaltos e Incursiones una y otra vez desde el año pasado recibirán un montón de nuevo contenido que diversificará la experiencia. Parece que, por fin, Bungie ha escuchado los ruegos de la comunidad y, si La Casa de los Lobos consigue lo que pretende, esta nueva expansión puede ser, sin duda alguna, un gran éxito.

Destiny
DestinyDestinyDestiny

Contenido relacionado

Destiny: El Rey de los PoseídosScore

Destiny: El Rey de los Poseídos

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

Se cumple un año tras el lanzamiento de Destiny, y El Rey de los Poseídos supone una gran inyección de un contenido que le hacía mucha falta.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.