Español
Gamereactor
avances
Sherlock Holmes Chapter One

Sherlock Holmes Chapter One - primeras impresiones

Conocemos al detective Sherlock Holmes desde hace más de un siglo, pero nunca lo hemos visto tan juvenil y lleno de vida como en el próximo lanzamiento de Frogwares.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Tras sacar juegos de Sherlock Holmes como churros, más o menos cada dos años en la última década y media, Frogware le dio un merecido respiro a la franquicia después de estrenar Sherlock Holmes: The Devil's Daughter en 2016. El estudio ucraniano aprovechó este descanso para concederle una oportunidad a otro autor de los clásicos de la literatura con The Sinking City, un título basado en las obras de H. P. Lovecraft.

The Sinking City fue el trabajo con el que Frogware dio sus primeros pasos en el desarrollo de videojuegos centrados en la investigación en un mundo abierto; un proyecto que, a pesar de contar con algunos deslices, nos ofreció una experiencia notable que, creemos, solo ha sabido superar L.A. Noire. En su próximo lanzamiento, Sherlock Holmes Chapter One, podremos explorar, de nuevo, cada rincón de un mundo abierto relativamente extenso. Sin embargo, ya no visitaremos la lúgubre y decadente ciudad de Oakmont, sino que pasearemos por Cordona, una soleada isla a orillas del Mediterráneo. Hemos tenido la suerte de conseguir un billete a tiempo, por lo que hemos hecho las maletas y nos hemos embarcado en una nueva aventura llena de misterios y asesinatos junto a Sherlock Holmes y su nuevo compañero Jon.

Sherlock Holmes Chapter One

El código de preview que hemos probado comienza con la llegada a un aeropuerto y a un hostal de un joven Sherlock. Sabemos que el protagonista se crio en la isla, al menos en esta versión de la historia, y que vuelve a visitarla para despedirse para siempre de su madre, que ha fallecido. No obstante, casi nada más pisar tierra, se ve ya involucrado en la investigación de un homicidio: una sesión espiritista ha tenido un horrible desenlace y tanto la persona a cargo de la estafa como el marido de la víctima se encuentran entre los sospechosos.

Para dar con el culpable, debemos analizar pistas, interrogar a testigos y llegar a nuestras propias conclusiones en el "Palacio Mental", un elemento ya emblemático de la serie. Como en cualquier Sherlock Holmes, disponemos también de otras herramientas: podemos sumergirnos en el modo concentración para resaltar pistas ocultas, así como escanear personas para observar aquellos detalles en los que solo reparan los mejores detectives. El juego nos presenta un par de herramientas más, tales como la posibilidad de destacar los objetos con los que podemos interactuar o de recibir un aviso si nos saltamos información relevante, pero son opcionales y, si lo que buscamos es una experiencia más real, siempre tenemos la opción de desactivarlas.

Sherlock Holmes: crímenes y castigos propuso nuevas mecánicas, entre las que destaca la posibilidad de trazar conclusiones erróneas y así culpar a gente inocente. El primer caso que investigamos en el avance de Chapter One está muy bien diseñado, hasta el punto de que fue un alivio ver cómo la persona a la que habíamos culpado admitía la culpa. En cualquier caso, la decisión era nuestra, dado que este título nos permite realizar un juicio moral que puede librar a los autores o autoras del crimen de recibir su castigo si consideramos que estos tenían un motivo justo.

Sherlock Holmes Chapter One
Sherlock Holmes Chapter OneSherlock Holmes Chapter OneSherlock Holmes Chapter One

Una vez resolvimos el primer caso, salimos a explorar la isla a nuestro antojo. En este caso, probamos una primera versión, por lo que encontramos algunos glitches y personajes no jugables haciendo cosas raras, pero eso no nos impidió disfrutar de la preciosa isla de Cordona y sus polvorientas calles bañadas por la luz del sol, sus casas con cientos de detalles y unos increíbles efectos de iluminación que contribuían a crear un ambiente espléndido.

Gracias a The Sinking City, Frogware dejó claro que sabía cómo crear mundos interesantes y con vida pese a disponer de un presupuesto nada comparable con los de la competencia. Con esta obra, se ha incluso superado: Cardona reúne, en un mismo lugar, unas vistas impresionantes y unos personajes muy variopintos que llegan de todas las partes del mundo. Durante nuestra visita, conocimos a trabajadores colonos ingleses sin uniformes, gente kurda y egipcia vestida en prendas típicas de sus tierras natales, aristócratas franceses que pasaron de nosotros y turistas suecos, entre muchos otros.

¿Por qué conocemos las procedencias de otros personajes? Muy sencillo: Sherlock cuenta con una nueva habilidad que le permite escanear a la gente. Es algo similar a lo que podemos hacer en Watch Dogs, con la diferencia de que, claro está, un buen detective no necesita acceder a bases de datos para conocer nuestros secretos más profundos. Sherlock estudia la cara, la ropa, los moratones y otros rasgos que presentan las personas con las que se encuentra, gracias a lo cual descubre su nacionalidad y otros aspectos característicos, tales como si un personaje determinado sufre de insomnio o si tiene un problema con el alcohol. La capacidad del detective para juzgar un libro no solo por la portada, sino también por lo que esconde en su interior, por así decirlo, es una de sus habilidades más singulares y es un placer comprobar que se ha implementado de una manera tan brillante.

Sherlock Holmes Chapter One

Sherlock Holmes nunca ha sido un personaje con un trasfondo psicológico complejo, algo que intenta cambiar este proyecto. Como ya hemos dicho, el detective tiene una meta muy personal: hacer las paces con su pasado, una misión para la que cuenta con la compañía de Jon, su mejor amigo. No, no se trata John Watson, su famoso cómplice, sino de otro personaje que Frogwares ha diseñado. Más pronto que tarde, descubrimos que Sherlock y Jon mantienen un vínculo complicado y, al menos durante las dos horas en las que hemos probado el juego, no logramos aclarar si Jon nos parecía un personaje cautivador o un completo pelmazo. Tal y como hacía Watson en uno de los primeros juegos de Frogware, que parecía teletransportarse, Jon no se separa de nuestro lado y está siempre listo para darnos consejos o soltar algún comentario sarcástico. Lo que sí tenemos claro es que este compañero tendrá un papel importante tanto en la dinámica del juego como en la historia, por lo que esperamos que nos empiece a caer mejor.

El final del código que jugamos nos dejó en vilo, por lo que tenemos muchísimas ganas de seguir desentramando la historia cuando el título salga al mercado. Tan solo hemos visto la punta del iceberg y tampoco hemos podido probar la última versión de las mecánicas de combate; un aspecto en el que, al parecer, Frogware se está centrando mucho. El sistema de combate y los problemas técnicos fueron, de hecho, los puntos más débiles de The Sinking City, por lo que esperamos que el estudio se supere en este sentido con Sherlock Holmes Chapter One. En cualquier caso, puede que dejar atrás la nublada ciudad de Londres y centrarse en una isla llena de sorpresas y tensiones políticas sea exactamente lo que la serie necesite.

HQ

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.